Solomillo con reducción de Pedro Ximénez

Ingredientes (2 personas):

IMG_1681

– 250g solomillo de cerdo en medallones (no muy gruesos)
– 1/4 de cebolla
– 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
– 50ml de vino Pedro Ximénez (unas 5 cucharadas)
– 80ml caldo de pollo o agua
– 25g champiñones enteros
– 15g pasas sin hueso (1 puñado)
– Sal y pimienta

Elaboración:

Ponemos las pasas en remojo con parte del vino.
Ponemos el aceite en una sartén y doramos la carne que previamente habremos salpimentado. Cuando esté algo dorada, no mucho, la vamos colocando en una cazuela. Cortamos la cebolla y la pochamos en la sartén con el aceite de dorar a carne, y cuando esté pochada añadimos el vino, el caldo y a mitad de las pasas que teníamos en remojo (reservamos el resto de pasas). Dejamos que cueza a fuego medio para que se evapore el alcohol, unos 10-12 minutos.
Trituramos la salsa con la cebolla y las pasas, y volvemos a ponerla en la cazuela. Si veis que está demasiado espesa la podéis aligerar con un poco de caldo.
Añadimos los champiñones y dejamos que se hagan unos 8-10 minutos antes de introducir los medallones de solomillo. Dejamos que la carne se impregne de los sabores y apartamos. 
¡Listo!

La carne queda deliciosa, con un increíble sabor y una salsa dulzona que combina genial con todos los ingredientes.

 

INFORMACIÓN NUTRICIONAL:
El solomillo de cerdo es un alimento rico en vitamina B3, vitamina B1 y vitamina B12, entre otras; además de minerales como el hierro o el potasio, con propiedades interesantes para el buen funcionamiento de nuestro sistema muscular.
Con una cantidad de 22,30g por cada 100 gramos, el solomillo de cerdo también es también uno de los alimentos con más proteínas.

Entre las propiedades nutricionales del solomillo de cerdo cabe destacar que 100 gramos de solomillo de cerdo tienen los siguientes nutrientes:

  • 158 kcal.
  • 7,60 g. de grasa.
  • 22.30 g. de proteína.
  • 1,80 mg. de hierro.
  • 5,80 mg. de calcio.
  • 0 g. de fibra.
  • 370 mg. de potasio.
  • 2,40 mg. de yodo.
  • 2,30 mg. de zinc.
  • 23,20 mg. de magnesio.
  • 76 mg. de sodio.
  • 0,21 mg. de vitamina B2.
  • 1,10 ug. de vitamina B5.
  • 0,47 mg. de vitamina B6.
  • 5,40 ug. de vitamina B9.
  • 3,10 ug. de vitamina B12.
  • 5 ug. de vitamina K.
  • 196 mg. de fósforo.
  • 68,40 mg. de colesterol.

Todos estos nutrientes son necesarios para mantener y conseguir una correcta salud en los tejidos que componen nuestro cuerpo. 

Es cierto que la mayoría de las grasas que la carne de cerdo contiene son saturadas, por lo que será necesario que no abusemos de este alimento. Pero me gustaría recordar que “no abusar” no es sinónimo de “eliminar“, puesto que hay que comer de todo, en cantidades y frecuencia correctas. En este caso, recomiendo que este tipo de carnes sean consumidas entre 1 – 2 veces/semana, en cantidades que ronden los 100g – 125g por ración.

 

Redactado por Iris Salguero.
Técnico Superior en Dietética y Nutrición.
Especializada en Fisiopatología, Nutrición Deportiva y Fitness.
Especialista en Análisis Clínicos.
yo

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close