HIPOTIROIDISMO y alimentación

hipotiroidismo

Hipotiroidismo y aumento de peso: recomendaciones dietéticas

Existe hipotiroidismo cuando se produce una disminución de producción de hormonas tiroideas. El hipotiroidismo suele acompañarse de fatiga, cansancio, caída del cabello, somnolencia y, aunque no existe una relación causa-efecto demostrada, sobrepeso u obesidad. El tratamiento del hipotiroidismo consiste en la administración de hormonas tiroideas por vía oral, y debe ser controlado periódicamente por el médico endocrino.

hipertiroidismo-e-hipotiroidismo-2-638

En estos casos, es imprescindible realizar una alimentación equilibrada y variada, es decir que cada día se ha de comer alimentos de todos los grupos: lácteos, verdura cruda o cocida, fruta, alimentos proteicos (carne, pescado y huevos), cereales y féculas (pan, patatas, arroz, legumbres, pasta, etc.), además de controlar los alimentos grasos (aceites y grasas animales).

Recomendable realizar 4 o 5 comidas al día poco abundantes y evitar picar entre ellas. Tampoco es conveniente saltarse ninguna comida principal.

Es preciso aumentar la actividad física diaria: caminar, usar menos el ascensor y más las escaleras, realizar más trayectos a pie y menos en coche, así como practicar más ejercicio físico de intensidad moderada (caminar rápido, ir en bicicleta, nadar, jugar a fútbol o baloncesto, etc.).

Utilizar formas de cocción poco grasas, como la plancha, el horno, el hervido, el microondas, el vapor o el papillote. Evitar fritos, rebozados, guisos, empanados y conservas en aceite.

Se deben evitar alimentos ricos en grasa, azúcares y calorías. Por ejemplo:

  • Embutidos y carnes muy grasas: cordero, vísceras, chuletas, longanizas o hamburguesas industriales, bacon o panceta, morcilla, mortadela, chorizo, foie, etc.

  • Lácteos enteros, incluyendo quesos muy grasos, yogures enteros, derivados lácteos como flanes o mousses, nata o crema de leche…

  • Margarina, mantequilla y manteca de cerdo. Salsas precocinadas.

  • Azúcar blanca y morena, miel, caramelos con azúcar, chocolate con leche, galletas, pasteles, bollería…

  • Bebidas alcohólicas, refrescos azucarados.

En paralelo, es preciso potenciar alimentos ricos en fibra y pobres en grasas. Por ejemplo:

  • Carnes magras, como pollo, ternera, pavo y conejo. Pescado blanco y azul. Huevos (intente consumir entre 3 y 4 unidades por semana).

  • Leche semidesnatada o desnatada; quesos y yogures desnatados.

  • Edulcorantes de escaso poder calórico como la sacarina o la Stevia.

  • Verduras crudas y cocidas.

  • Frutas.

  • Féculas y cereales, en cantidad moderada (pan, pasta, arroz, legumbres, patatas…)

  • Para cocinar y aliñar es preferible utilizar aceite de oliva, sin excederse.

  • Agua, bebidas light, infusiones, vinagre (que no sea de módena), limón y especias.

Déficit de yodo y función tiroidea

El déficit de yodo puede afectar a la producción de hormonas tiroideas y provocar por tanto hipotiroidismo y bocio (aumento de tamaño de la glándula tiroides). Aunque la deficiencia de yodo ha mejorado mucho, todavía no ha sido erradicada por completo.

El yodo se encuentra en la superficie de la tierra y de ahí pasa los vegetales cultivados. Por tanto, los vegetales cultivados en tierras pobres en yodo pueden contener escasa cantidad de este mineral. Los alimentos procedentes del mar, como pescados, mariscos y algas marinas, son ricos en yodo. Hoy en día los lácteos son también una fuente de este mineral, puesto que se usan piensos enriquecidos en yodo para la alimentación animal. La sal marina pierde el yodo durante su proceso de elaboración; por tanto, a menos que sea enriquecida, no será una fuente de este mineral.

Alimentos-ricos-en-yodo

La estrategia más eficiente para erradicar la deficiencia de yodo es la llamada yodación universal de la sal, mediante leyes que regulan la yodación de toda la sal de consumo humano y animal. Esta estrategia está recomendada por la Organización mundial de la Salud (OMS).

AUMENTA

– Minerales (yodo, cobre, selenio y hierro)

– Anacardos, avellanas y nueces crudas

– Vitaminas C y B

– Especias aromáticas

Motivo: estimulan la síntesis de hormona tiroidea.

DISMINUYE (Moderar su consumo)

– Crucíferas (col, rábano, coles de Bruselas)

– Ciertas legumbres (cacahuete y soja)

– Granada, uvas y castañas

– Borraja

Motivo: Disminuyen la producción de hormonas tiroideas.

Ejemplo de receta recomendada:

  • Arroz integral salteado con 10g de algas marinas + aceite de oliva virgen extra.

Se trata de un primer plato excelente, rico en hidratos de carbono complejos, vitaminas del grupo B, yodo y fibra. Es ideal acompañarlo de ¼ de conejo al horno (puede ser pescado o cualquier otro tipo de proteína de calidad nutricional).

Postre: Piña natural.

————————————————————————————————————————-

Artículo redactado por: Iris Salguero.

T. Superior en Dietética y Nutrición.

Especializada en Fisiopatología, Nutrición Deportiva y Fitness.

Especialista en Análisis Clínicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close